FUNDAÇÃO MALCOLM LOWRY

FUNDAÇÃO MALCOLM LOWRY

Este blogue foi criado com o intuito de unir a comunidade lowryana de todo o mundo, a fim de trocar ideias e informação sobre o autor, promover a organização de conferências, colóquios e outras actividades relacionadas com a promoção da sua obra. Este é o primeiro sítio trilingue feito no México sobre o tema. Cuernavaca, México.


Malcolm Lowry Foundation


This blog was created to comunicate all lowry scholars, fans and enthusiastics from around the world in order to promote the interchange of materials and information about the writer as well as organize events such as lectures, colloquiums and other activities related to the work of the author. Cuernavaca, Mexico.


FONDATION MALCOLM LOWRY

Ce blog a été crée dans le but de rapprocher la communauté lowryenne du monde entier afin de pouvoir échanger des idées et des informations sur l'auteur ainsi que promouvoir et organiser des conférences, colloques et autres activités en relation avec son oeuvre. Cuernavaca, Morelos, Mexique.

domingo, 24 de abril de 2016

Carta a Gerald Noxon




Mi muy querido y viejo amigo Gerald, ¡vive Dios!
Echa por la ventana inmediatamente esta carta tan importante que tienes entre tus manos y escríbeme unas líneas al instante.
Supe por Conrad, que parece estar estupendo y en forma, que estabas en Toronto, adonde, por cierto, planeábamos ir este verano, aunque el proyecto se frustró. Maravillosa noticia. ¿Cómo estás, hombre? ¡Por Dios, dime algo! No he visto una cara humana, creo, desde hace diez años, ni le he gruñido a nadie en un año. ¿Y cómo están John Davenport, Julian Trevelyan, Hugh Sykes y Michael Redgrave? ¿Conoces ―y si es así dime cómo están― a Tom Harrison, Tom Forman y a Arthur Calder-Marshall? ¿Quién ha muerto o está prisionero y a qué clase de esperanza pueden o podemos agarrarnos, si es que hay alguna esperanza?
Llegué a Canadá procedente de Estados Unidos justo antes de la guerra, no pude volver a Estados Unidos cuando estalló y probablemente ahora ya no pueda volver nunca. Mis manuscritos, etc., estaban al otro lado de la frontera, lo mismo que el dinero y una esposa que recientemente se ha divorciado de mí. No obstante me presenté voluntariamente y me ofrecí a ir a Inglaterra para alistarme y me dijeron que me quedara aquí, cosa que hice; en cuanto al reclutamiento probablemente recibiré noticias de la marina canadiense hacia 1960 a tiempo para colaborar en el bloqueo de los Dokhobors (Secta de disidentes ortodoxos que migraron a Canadá para evitar la persecución en 1898). (…)
Vivo en una cabaña encima del mar en un pueblecito desierto. Aquí antes se construían barcos: la única evidencia que queda son las gradas para botar los barcos, cubiertas por la maleza, las zarzamoras y el bosque. Se trata de los restos de un hermoso y húmedo bosque, lleno de serpientes y caracoles y árboles fantásticos azotados por la ventisca y el fuego. Desde el porche de nuestra cabaña nos lanzamos a un mar salvaje repleto de ballenas y focas. Nosotros tenemos un bote que ahora está anclado. Nos rodea un agradable olor a mar y a árboles y a vida y a muerte y a cangrejos.
“Nosotros” somos Margerie Bonner, la ex estrella infantil de cine mudo, y yo. Pensamos casarnos en octubre. Si esto suena como un infanticidio, añadiré que la mencionada estrella infantil ya es mayor de edad. (…)
Conrad me dice que vaya a Estados Unidos. No creo que pueda ir, aunque no pierdo la esperanza. Pero estoy deseando tener una oportunidad para verte. De todas formas, si estás sin un peso o si necesitas refugio o un lugar para el alma en el que te sientas aislado del actual pandemónium o si necesitas todas estas cosas o ninguna, ¿por qué no vienes aquí? Aunque todos nuestros proyectos resulten fallidos, tenemos suficiente dinero para sobrevivir hasta Diciembre; tengo en ebullición el Volcán y Margie está a punto de vender una novela policiaca. Pagamos diez dólares al mes (!) por nuestra cabaña, hay muchas otras que cuando sopla el viento del sudeste, murmuran entre crujidos: “vengan a vivir aquí”. Sería fantástico verte. Es magnífico lugar para vivir, para trabajar o para suicidarse. (…)
¡Las ostras del horno me están llamando!
En respuesta a tu amable carta de Julio de 1930, te saluda, etc.
Muy respetuosamente, etc.

Malcolm Lowry
Dollarton, B. C.
26 de Agosto de 1940
 
 
 

No hay comentarios.: